Implantología

Se ocupa del diagnóstico, planificación y ejecución del tratamiento orientado a la reposición de las piezas dentales perdidas y restaurar así la estética y funcionalidad de la dentdura.

Odontología

Se encarga del diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades dentales, el cual incluye además de los dientes, las encías, el tejido periodontal, el maxilar superior, el maxilar inferior y la articulación temporomandibular.

Odontología Cosmética

La Estética Dental u odontología cosmética se fundamenta en dar belleza extra a los dientes.

Ortodoncia

Ortodoncia es una especialidad de la odontología que se encarga de la corrección de los dientes y huesos posicionados incorrectamente


Para recomendar una corona dental, el dentista se basa en los siguientes factores que pueden ocurrir en la boca del paciente: fractura de un diente, desgaste de diente y poca resistencia de la estructura del esmalte, falta de un diente, necesidad de puente, necesidad de mejorar la apariencia de la boca al término de un tratamiento de endodoncia y necesidad de recubrir un implante dental.
El término “bruxismo” se refiere al rechinamiento y presión sobre los dientes que muchos niños y adultos experimentan a lo largo de sus vidas. El bruxismo ocurre cuando los dientes entran en contacto entre sí con fuerza, esto puede ser silencioso u ocasionar un sonido fuerte, especialmente al dormir.

¿Por qué ocurre esto? Muchos profesionales médicos y de la salud dental no siempre conocen la causa exacta, pero el bruxismo puede ocurrir debido al estrés psicológico con el que las personas deben enfrentarse durante la semana. El estrés puede clasificarse de dos formas: por factores internos y externos.

Muchos profesionales médicos y de la salud dental no siempre conocen la causa exacta, pero el bruxismo puede ocurrir debido al estrés psicológico con el que las personas deben enfrentarse durante la semana. El estrés puede clasificarse de dos formas: por factores internos y externos.
Los implantes son elementos metálicos que se ubican quirúrgicamente en los huesos maxilares, debajo de las encías. Una vez colocados en el lugar, el dentista puede colocar sobre ellos las coronas o puentes fijos que reemplazarán a las piezas dentarias perdidas.

¿Cómo trabajan los implantes dentales? El implante se fusiona con el hueso mandibular, proporcionando un soporte estable para los dientes artificiales. Las prótesis y los puentes colocados sobre los implantes no se deslizan ni se corren en la boca, lo cual es una ventaja especialmente importante para la masticación y el habla. Esta adaptación ayuda a que las prótesis y los puentes (así como las coronas individuales colocadas sobre los implantes) se sientan más naturales que los convencionales.

Para algunas personas, los puentes o prótesis ordinarios resultan incómodos porque les producen irritaciones, tienen bordes demasiado estrechos o provocan nauseas. Además, los puentes tradicionales deben sujetarse a los dientes de ambos lados del espacio vacío. Una ventaja de los implantes es que no es necesario desgastar los dientes adyacentes para que sostengan a los dientes de reemplazo.
El Ácido Hialurónico puede reestablecer el volumen labial perdido a través de los años, o simplemente dar un volumen labial que nunca existió, danto con esto un aspecto más juvenil a nuestros labios.
El BOTOX® puede ayudar directamente a nuestra sonrisa al actuar sobre músculos (inmovilizándolos) que normalmente llevan los bordes laterales de nuestros labios hacia abajo (comisuras labiales) dando un aspecto indeseado de tristeza que muchas veces no tiene relación con lo que queremos proyectar.
BOTOX® es sólo una marca comercial y el producto que se vende a través de esa marca es la Toxina Botulínica, por lo tanto, existen varias marcas de Toxina Botulínica siendo la más reconocida BOTOX®.
En relación a tu pregunta, el BOTOX® se encarga de inmovilizar la musculatura y con ello impedir el movimiento indeseado; en cambio, el Ácido Hialurónico es un producto que se inyecta en nuestro cuerpo con el objetivo de aumentar su volumen.
Es por ello que estas dos, se usan en diferentes zonas con objetivos diferentes pero que tienen la gracia de poder complementarse.
  • Se refuerza y protege el esmalte de las piezas dentales
  • Se elimina la placa que se forma en la unión de los dientes con las encías
  • Se eliminan las manchas provocadas por el tabaco, café o vino, así como el sarro que se encuentra debajo de las encías o en los dientes.

  • Este último es un depósito duro que se acumula en los dientes cuando la placa bacteriana, compuesta de restos de comida y bacterias, no se elimina a tiempo y se mineraliza convirtiéndose en sarro.
    Esta sustancia se adhiere al esmalte de los dientes de una forma tan fuerte que sólo puede ser eliminada con una limpieza dental profesional.

    El sarro favorece la multiplicación de bacterias que ataca a dientes y encías y si no se elimina puede provocar gingivitis (inflamación de las encías), halitosis (mal aliento) o periodontitis, que afecta a los tejidos que sostienen los dientes y, que si no se trata eficazmente, puede desembocar en la pérdida de los mismos.
    dental es prevenir enfermedades: generalmente se le llama profilaxis dental. Además de eliminar las manchas y la placa de nuestra boca, las limpiezas dentales eliminan el sarro que se acumula en la línea de la encía o el cuello de los dientes.

    El sarro son colonias de bacterias que han sido cubiertas por minerales, por lo que se ha endurecido y adherido con fuerza al diente. Las acumulaciones de sarro pueden formarse con mucha rapidez, y una vez lo han hecho, no desaparecen con el cepillado diario: solo pueden eliminarse mediante una limpieza bucal.
    Además de antiestético y de causar caries, el sarro es muy peligroso para nuestra salud. Nuestro sistema inmunitario considera a estas bacterias un cuerpo extraño y, como con cualquier agente patógeno, trata de combatir la invasión con inflamación y sangrado. Esto da lugar a una inflamación crónica de encías (gingivitis) o enfermedad periodontal.

    Además de las enfermedades de las encías, el sarro está asociado a un mayor riesgo de pérdida de piezas dentales, y otras enfermedades que a primera vista parecen poco relacionadas con la higiene dental como la demencia, enfermedades cardiovasculares o complicaciones de la diabetes.
    Contrariamente al mito y si se realiza correctamente, una limpieza dental no daña el esmalte. Puedes hacerte cuantas limpiezas sean necesarias (siempre bajo la prescripción del odontólogo) sin que estos se desgasten: las puntas ultrasónicas que se usan en la actualidad están especialmente diseñadas para no rayar ni estropear la superficie del diente.

    Sí es cierto que las limpiezas dentales pueden ser molestas a veces, sobre todo si tienes los dientes y encías sensibles. En ocasiones, las raíces están más sensibles durante unos días, pero eso no quiere decir que haya ningún peligro.

    Un dentista o higienista poco habilidoso o que trabaje con prisa también puede aumentar la sensación de dolor, por lo que lo mejor es que acudas siempre a las mejores clínicas dentales para realizarte tus limpiezas bucales.
    La ausencia de dientes acarrea las siguientes consecuencias:
  • Pérdida ósea (el hueso sin estímulos tiende a menguar)
  • Posibles desplazamientos y complicaciones a nivel de otros dientes sanos
  • Disminución de la función masticatoria
  • Problemas de digestión
  • Perjuicios estéticos y modificación de la expresión del rostro
  • Dificultades de locución
  • Los implantes dentales permiten paliar dichas complicaciones, aportando una solución no solo estética sino también funcional.
    100% SatisfacciónGarantizada
    Somos expertos en Implantología y Estética Dental
    Obten un 30%
    en tu seguro DentalHaz tu cita ahora!
    Llama para agendar tu visita+56 9 2335 5578